¿Es bueno beber cerveza después de entrenar?

Conoce los motivos por los que es o no buena la cerveza después de realizar un entrenamiento
03/01/2017
402 personas han visto este post 402


Hablar de alcohol y deporte, es hablar de una pareja poco avenida, y dentro de este tema, muchos nos preguntamos si es bueno beber cerveza después de entrenar. Todos sabemos los efectos perjudiciales del alcohol sobre nuestro organismo y a nadie se le ocurre tomarse una copa antes o después de entrenar. Sin embargo no pasa lo mismo con las bebidas de menor graduación, concretamente con la cerveza. Está comúnmente extendido que, la recuperación después de una buena sesión  de ejercicio físico, debe ir acompañada de una una cerveza. Por desgracia para todos los amantes de esta bebida, esto no es ni mucho menos cierto. A continuación enumeramos una serie de desventajas que ocurren al consumir alcohol después de la práctica deportiva.

 

Limita las ganancias del entrenamiento

Cuando entrenamos, nuestro cuerpo sintetiza (forma) nuevas proteínas para adaptarse al esfuerzo realizado. Esa síntesis proteica se ve reducida cuando bebemos alcohol (afecta negativamente por ejemplo a, la ganancia de masa muscular y fortalecimiento de la misma). Por tanto, no extraemos todo el beneficio posible del entrenamiento. 

 

Ralentiza la recuperación

El alcohol también afecta al proceso de recuperación post-ejercicio, provoca  que recuperemos peor y más lentamente. Además nuestro sistema inmune se ve comprometido, ya que aumenta el riesgo de enfermar o coger una infección. Por si fuera poco, afecta a la calidad y cantidad del sueño (sabemos que resulta indispensable un sueño reparador para recuperar en óptimas condiciones) 

 

Deshidrata

Si la bebida posee un contenido en alcohol mayor del 4% (la cerveza suele tener un 5-6%), aumenta su efecto diurético, lo que hará que eliminemos más líquido (cuando después del ejercicio, en realidad lo que necesitamos es reponerlo, no perder más). Ese proceso de deshidratación incide negativamente a nuestra capacidad cognitiva (cerebro)

 

Aumenta el riesgo de lesión

Diversos estudios reflejan que el consumo de alcohol puede tener un efecto perjudicial sobre la densidad ósea (lo que hace que nuestros huesos sean más frágiles), debido a una reducción de la secreción de testosterona (tanto en hombres como en mujeres). Si tienes osteoporosis, tendencia a las fracturas de estrés o estás en un proceso de recuperación de una lesión debes tener especial cuidado al consumir alcohol.

 

No puede considerarse bebida de recuperación

“La cerveza es una bebida ideal de recuperación” “Recupera igual que una bebida isotónica”. Estas y otras frases son mentira. La cerveza no puede ser una bebida de recuperación ya que no contiene sodio (las versiones sin alcohol tampoco cumplen todos los requisitos). Si quieres tomar una cerveza al acabar de entrenar, hazlo pero sabiendo que no es ni mucho menos la mejor opción.

En conclusión, el consumo de alcohol asociado a los procesos de recuperación del ejercicio es perjudicial para nuestro organismo. A pesar de que se fomente como un mensaje saludable, esto no es ni mucho menos así. Detrás de esta estrategia se esconden intereses comerciales y de marketing que están fundamentados en estudios científicos adaptados para extraer conclusiones positivas que no son ciertas.



Opiniones

Valora el Post
Nombre
Comentarios
Sea el primero en opinar Sea el primero en opinar sobre "¿Es bueno beber cerveza después de entrenar?".

SUSCRÍBETE A JUST PODIUM

¡Y recibe ofertas, promociones y descuentos especiales en tu email gratis!

Correo electrónico

Nombre



Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar navegando entenderemos que aceptas nuestra política de cookies

ACEPTAR